jueves

El Aleph

Desde que lo leí, aprendí de memoria y para siempre este principio soberbio:


"La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita. Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica vanidad; alguna vez, lo sé, mi vana devoción la había exasperado; muerta, yo podía consagrarme a su memoria, sin esperanza, pero también sin humillación"

Jorge Luis BORGES (El Aleph)

3 Comments:

Blogger Antonio Ruiz Bonilla. said...

también es uno de mis libros preferidos. Pero me quedo con "El inmortal"
Un saludo

4:57 p. m.  
Blogger José María JURADO said...

Que no es mala elección.

11:59 a. m.  
Blogger Salvador Navarro said...

Qué hermosa reflexión... qué dolor la muerte del ser querido

10:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home