jueves

José Hierro

Ahora estoy escuchando a Schubert, día y noche, qué alucinada visión la del último gran poeta español -José Hierro-quien imagina al infeliz genio vienés (murió con 31 años), en una avión que es un ataúd que sobrevuela el océano. (Yo tuve la oportunidad de escucharle recitar este poema con su voz tonante y la cabeza de mongol rapada cuando aún no se había publicado este cuaderno, del que también tengo la edición príncipe y del que Hiperión ha hecho no menos de 10 ediciones) ¿Quién dice que no interesa la poesía? Interesa la buena, la gran poesía.

ADAGIO PARA FRANZ SCHUBERT (Quinteto en Do Mayor)

Apenas vaho sobre el cristal
con ademanes de ceniza, con estelas de niebla,
señala el mayordomo el lugar reservado
a cada uno de los comensales,
y susurra sus nombres con sílabas de ráfaga.
Franz —todos — bebe copas, copas, copasde un oro ajado,
de un resplandor marchito,
una luz madurada en otras tierras
diluidas en la memoria.
¿ Dónde estarán los compañeros que no ve?
Acaso fueron arrastrados por las aguas de Heráclito
hasta donde el ocaso se remansa y languidece.
Han cesado las risas. Las palabras son ascuas.
Todo es en este instante
desolación, herrumbre, acabamiento.
Huele a manzanas y a membrillos
demasiado maduros.


...

Esta música lleva mucha muerte dentro.
El amor lleva dentro mucha música,
mucho mar, mucha muerte.
La muerte es un amor que habla con el silencio.
El amor una melodía hija del mar y de la muerte:
asciende, gira, enlaza el cuerpo, lo encadena
hasta asfixiarlo despiadadamente.

...
Esta música lleva mucha muerte dentro.
Y también mucha vida

...



José Hierro (Cuaderno de Nueva York)

2 Comments:

Blogger Miradme al menos said...

Se trata de un poema magistral. Lo leí hace años y ya no lo recordaba. Enhorabuena por la selección.

Saludos

7:36 p. m.  
Blogger José María JURADO said...

Gracias, a ti por pasar por aquí.

3:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home